La evolución digital de la luz azul

Revolución digital. Hace años que oímos ese término para llamar a la década que estamos viviendo. Lo que es cierto es que la revolución pasó, y estamos en la evolución digital. Nuestras vidas ya están basadas en la tecnología y tanto es así que, alguien que no tiene un smartphone o un ordenador en casa se le ve como “raro”. Y las personas más mayores, no tienen ordenadores portátiles pero si tablets. ¿Y sabes una cosa? Todos tienen algo en común: los problemas que puede causarle la dañina luz azul que emiten las pantallas digitales.

¿Cómo afectan las pantallas a los ojos?

Somos personas multidispositivo, usamos varios dispositivos a la vez, por ejemplo, vemos un programa de televisión mientras estamos twitteando al mismo tiempo. Prueba de ello es que ahora en todos los programas ponen un “#” para que lo comentes en tus redes sociales y eso hace que estés pegado a la tablet o cualquier otro dispositivo electrónico.

Pasar tanto tiempo frente a pantallas digitales hace que notemos molestias en los ojos debido a la luz azul que emiten, llegando a desarrollar frecuentemente enfermedades como:

  • Cataratas prematuras
  • Visión borrosa
  • Ojos irritados
  • Sequedad ocular
  • Ojos rojos

Y lo más grave, la degeneración macular es una enfermedad que afecta a la mácula. Normalmente, la misma se asocia a la edad pero, debido al ritmo de vida digital, muchos de nosotros corremos el riesgo de sufrirla en un futuro. Dicha enfermedad impide a la mácula enfocar correctamente las áreas del campo central, por lo que la visión es borrosa.

El 61% de los adultos sienten fatiga visual debido al uso prolongado de los dispositivos electrónicos. Esta luz azul no se emite sólo por los dispositivos digitales, sino también lo emiten las televisiones o las luces LED.

Te estarás preguntando, televisión y LEDs han habido muchos años y nunca ha pasado nada y ahora de repente ¡necesitamos gafas aunque veamos! El problema es que el uso masivo de aparatos que emiten luz azul hacen que los síntomas incrementen y produzcan más problemas. No es lo mismo ver la tele sólo después de comer con la luz encendida que estar todo el día frente a alguna pantalla. Párate a pensar y dale vueltas a ver cuando estás totalmente desconectado de algún dispositivo electrónico. ¿Cuesta verdad?

¿Sabías que…?

  • Las personas que trabajan con ordenador pasan más de 7 horas viendo una pantalla.
  • Los adultos ven en torno a 2 horas y media la televisión.
  • El promedio de tiempo frente al smartphone es de 4 horas diarias.

¿Cómo evitar daños en los ojos causada por la luz azul digital?

Una forma de protegerte de la luz azul es usar gafas para ordenador. Esto te creará una barrera permanente que no dejará pasar la luz azul y tus ojos descansarán. Además, hay que tomar medidas como cada 2o minutos mirar a algún punto lejano que no sea la pantalla durante 20 segundos. Trabajar/usar los dispositivos a una distancia correcta. Y descansar la vista “desconectando” de los aparatos digitales.

Estas gafas están creadas para proteger de la luz azul, por lo que no es necesario receta de un oculista y las puede usar toda persona que utilice mucho las nuevas tecnologías. Si las quieres graduadas, también puedes encontrarlas en Colonvo. Además, están creadas con un material muy ligero para que resulten cómodas para el uso diario. Pruébalas y protege tus ojos.

Estudios y experimentos que avalan la dañina luz azul

¿Cuántas horas pasas mirando un smartphone, ordenador, tablet o televisión? A la larga, puede ocasionar graves peligros para tu salud ocular por eso, te explicamos por qué los smartphones dañan tus ojos y cómo protegerlos de la peligrosa luz azul.

Nada más nos despertamos, miramos el móvil para ver quién nos ha hablado por Whatsapp durante la noche. A lo largo del día, comprobamos mil veces nuestras redes sociales, leemos noticias, seguimos a nuestros influencers favoritos, jugamos a videojuegos, vemos Netflix… Todo esto sin proteger nuestros delicados ojos de la luz azul y claro, esto tiene consecuencias en nuestra visión (a corto y a largo plazo) que afectan, en consecuencia, a nuestro estado de salud general.

gafas para protegerse de la luz azul

Ya hay estudios que certifican el peligro que la luz azul de las pantallas digitales desprende hacia nuestros ojos. Un estudio de la Universidad Complutense de Madrid ha experimentado los efectos de la luz azul en ratones, separados en dos grupos. Al primero de los grupos, se expuso a radiación LED de tablets sin ningún tipo de protección, mientras que al otro grupo se les expuso ante la misma luz pero con filtros externos.

El experimento se llevó a cabo de la siguiente forma. Las jaulas en las que se encontraban los ratones se rodearon con 6 tablets, que se encendían durante 16 horas y permanecían apagadas durante 8 horas al día. Esto es, en definitiva, el tiempo que pasamos expuestos a la luz azul de las pantallas.

La comparación de la retina de ambas muestras concluyó que, el grupo de ratones sin protección, presentaba una reducción en el número de células de las capas nucleares del ojo. Y, en cambio, el segundo grupo, el de los ratones protegidos ante la luz azul, no presentaron diferencias entre esas capas.

Por tanto, el equipo de profesionales concluyó que, la exposición a la luz azul fomenta la aparición de genes que promueven la muerte celular, unos efectos que pueden revertirse con el uso de filtros anti luz azul.

En definitiva… la evolución digital ha cambiado las relaciones

Las cabinas telefónicas son ya monumentos que recuerdan que hace algunos años la comunicación era diferente. Ahora, con la gran evolución digital nos hablamos por Whatsapp, email, Facebook, Twitter, Line, Telegram, LinkedIn, Hangout… ¡y ojo como no contestes en menos de 30 segundos!

  • Pedir la clave Wifi allá donde vas es algo habitual antes de pedir una cerveza y unas bravas
  • Estar con tus amigos en una terraza y mandarte chistes y fotos con ellos al instante, es habitual.
  • Ahora ya ni escribimos, las notas de voz van que vuelan. El smartphone es el nuevo walkie talkie.

Y nos preguntamos ¿hasta donde llegará esto? Mientras, encárgate de proteger tus ojos y cuidar tus relaciones. El tiempo pasa y no se recupera.