Gafas luz azul para conciliar el sueño. Prepárate para un buen descanso.

Soltemos los móviles, las tablet, los ordenadores, apaguemos televisiones y descansemos como merecemos.  Y si no tenemos la suficiente fuerza para darle la espalda a la sociedad tecnológica, protejamos nuestros ojos y usemos gafas luz azul. Gafas que nos protejan de la luz azul que emiten todas las pantallas digitales que nos rodean, y que tanto están afectando a la calidad de nuestro sueño. 

GAFAS LUZ AZUL

A que todas las noches nos acostamos, apagamos la luz, cerramos nuestros ojos y dormimos a pierna suelta ¿verdad? Nuestro ritmo circadiano y nivel de melatonina están en perfecta sincronía, con el ciclo de luz diurna y la oscuridad. Tenemos muy bien equilibrado nuestro estado de sueño. Llega la hora de ir a la cama y  nuestras neuronas paran de circular a 100 por hora por nuestra cabeza y se duermen en cero coma. Un descanso óptimo y totalmente placentero nos acompaña cada noche.

 

¿En serio? No nos engañemos. Sabemos que este proceso no curre tal que así. En la gran mayoría de casos no es verdad que se cumplan toda esta serie de requisitos tal y como manda la naturaleza. De hecho, para mucho de nosotros sería todo un logro conseguir que nuestro ciclo del sueño fuese así de perfecto y de armonioso cada noche. Pero entonces,  si no conseguimos dormir bien: ¿cómo vamos a conseguir hacer realidad nuestros sueños? Nosotros queremos que nuestros sueños se hagan realidad, y tú?.

La importancia de usar gafas luz azul

El laboratorio de Steven Lockley, en el Brigham and Women’s Hospital de Boston, estudian la luz. Estudian concretamente cómo ciertas longitudes de onda – como es el caso de la luz azul que emiten las pantallas digitales-  al llegar a nuestros ojos afectan a nuestro cerebro, a nuestra conducta y a nuestra fisiología.

Gafas luz azul

Numerosos estudios, han demostrado que dormir crea conexiones neuronales que quizá nunca habríamos formado en el plano consciente. Por eso se dice que consultamos las cosas con la almohada. Porque el cerebro despierto está optimizado para hacer acopio de estímulos externos; mientras que cuando dormimos –dormimos bien- nuestro celebro ordena y  consolida la información recabada durante el día. En otras palabras, de noche dejamos de grabar y nos ponemos a editar. El cerebro dormido organiza activamente qué recuerdos se guardan y qué recuerdos se desechan. Pero si lo último que miramos antes de ir a dormir –incluso lo usamos contraproducentemente para conciliar el sueño- es el móvil, la tablet o el ordenador, y absorbemos la luz azul que emiten sus pantallas, ¿cómo va a poder nuestro cerebro ordenar y consolidar todo lo que pasa por nuestra cabeza? Así es imposible descansar bien.

 

 

La luz azul altera nuestro ciclo de sueño

  • Más de 80 millones de adultos sufren una insuficiencia crónica de sueño, es decir, duermen menos de las siete horas mínimas recomendadas.
  • El cansancio está implicado en más de un millón de accidentes de tráfico anuales, y en un número significativo de errores médicos. Un estudio realizado por Rand en 2017 reveló que la falta de sueño puede traducirse en una menor productividad y en un aumento del absentismo laboral, de los accidentes laborales y de tráfico, y de los gastos sanitarios.
  • El insomnio es de largo el problema más frecuente. El motivo principal de que en cualquier mes del año el 4 % de los adultos tome somníferos.

 

Dejarnos deciros algo, dormir es un fenómeno natural omnipresente, entonces: ¿por qué cada día se hace más difícil conciliar el sueño? Tal vez haya que echarle la culpa a la evolución. O al mundo moderno y tecnológico que nos rodea y con el que nos acostamos todas las noches, o a la discrepancia entre ambos. Pero mientras decidimos de quién es la culpa, pongamos ya una solución. Usemos gafas luz azul y protejamos nuestros ojos. Respetemos el ciclo de sueño.

 

REVOLUTION SANDRA 01BS

 

Gafas luz azul también para nuestros pequeños

Dormir es crucial para la salud y el desarrollo infantil porque en esta etapa es cuando se segrega la mayor cantidad de hormona del crecimiento y de las proteínas que combaten las infecciones. El sueño deficiente en los niños se ha relacionado con la diabetes, la obesidad y las dificultades del aprendizaje. Y los niños cada vez más se duermen pegados a las tablet o móviles sin uso de gafas para ordenador, que les protejan sus ojos. Y exponiéndose a la luz azul que emiten las pantallas digitales. 

 

Es durante el sueño profundo cuando nuestras células producen la mayor parte de la hormona del crecimiento. Que nuestros huesos y músculos necesitan desde que nacemos hasta que morimos. Todo apunta también a que dormir es esencial para mantener en niveles sanos el sistema inmunitario, la temperatura corporal y la presión arterial. Por tanto, debemos acostumbrarnos y crear el hábito en los niños del uso de gafas anti luz azul, que les proteja de las pantallas digitales.

GAFAS LUZ AZUL NIÑ@S

 

Que no nos falte el sueño

Si nos falta sueño, tendremos dificultades para modular nuestro estado de ánimo, tendremos dificultades para afrontar nuestro día a día. Es posible que dormir sea más importante que comer. Los animales mueren antes si les falta el sueño que si les falta el alimento.

 

Sabéis que hace un siglo, dormíamos hasta dos horas más de media de lo que dormimos ahora. Pero ya no sólo se trata de la cantidad, sino de la calidad de nuestro sueño. ¿Conseguimos descansar en las horas que dormimos? ¿Realmente descansamos? Te levantas por la mañana con ganas de comerte el mundo, o te dan ganas de optar por una segunda opción y tirar el despertador por la ventana. Si eliges la segunda opción, te darás cuenta de que todo lo que aquí te  estamos contando es un problema al que nos enfrentamos en la sociedad tecnológica. Un problema que nos afecta a tod@s.

GAFAS LUZ AZUL

EL PRECIO DE NO DORMIR

Dicen que el sueño refuerza hasta tal punto la memoria que si un soldado llega exhausto de una misión angustiosa quizá sería mejor que no se fuese directamente a la cama. Para asegurarse y poder prevenir el trastorno por estrés postraumático. Debería quedarse despierto otras seis u ocho horas, apunta la neurocientífica Gina Poe, de la Universidad de California en Los Ángeles.

Cuando rompemos nuestro ciclo de sueño, consumiendo móviles, tablet, ebooks  sin usar gafas anti luz azul, y hasta pocos minutos antes de dormir, corremos más riesgo de padecer diabetes, enfermedades cardiovasculares y demencia.

 

Apostamos lo que quieras, a que has subido alguna vez al metro, al bus y te has sorprendido observando a alguien pegando una cabezadita. O has mirado al coche de al lado y has visto a su conductor/a cerrar los ojos mientras el semáforo está cerrado. Está ocurriendo, no descansamos bien y por tanto no llevamos una vida equilibrada. Debemos poner solución.

Dormir habitualmente menos de seis horas al día eleva el riesgo de sufrir depresión, psicosis, ictus y obesidad. La falta de sueño perjudica a todo el organismo. Y echarse una siestecita no soluciona el problema y los fármacos tampoco. Las gafas luz azul pueden ayudarte.

GAFAS LUZ AZUL